Recurso disponible en:

Detalles


Título
El Pacto Educativo Global… ¡es urgente!
Tipo de contenido
Capítulo Libro
Lenguaje
Español
Descripción
Presentación de ‘Luces para el camino. Pacto Educativo Global. Una educación de, con y para todos. Hacia una sociedad más fraterna solidaria y sostenible’ (SM-PPC-OIEC) Un pacto global no puede concretarse desde los centros de poder (económico-político), sino aceptar los aportes diversos de sociedades plurales; jamás monoculturales. En el comienzo de este camino, se debe atender a la destrucción de las distintas formas de desconfianza, es decir, a abandonar las prevenciones y prejuicios. Por esta razón, no se puede partir de algo ya fabricado: ni currículo, ni didácticas, ni herramientas metodológicas, ni recetarios técnicos y didácticos. El pacto no impone sino ofrece caminos y detalla metas compartidas y universalizadoras. Reinventar, Empatía y compasión, Con los demás en la Casa Común, Posicionar la vida, 3 Urge contar con educadores bien formados, profundamente humanos y amorosos, que viven y contagian los valores que proponen. Es un tanto fútil centrarse en educación en valores, cuando no se ha formado en principios. Los valores se expresan y viven como práctica de los principios. El ejemplo es la única manera de formar. Posicionar la vida La educación debe comprenderse y hacerse como un sistema de gestión integral, esto es, ir más allá de las aulas para conectarse con la familia, la ciudad y la casa común. Por ello, además que centrarse en los seres humanos, es necesario en la agenda formativa posicionar la vida en cualquiera de sus expresiones y en todas a la vez. Una escuela que no siga siendo «un hospital para sanos», como nos enseñó Lorenzo Milani, sino un lugar de inclusión, en el que se atienda a los más desfavorecidos, en el que los alumnos no compitan, sino que se encuentren, dialoguen y convivan fraternalmente, que no se les segregue, sino que se les integre. Una escuela que diga «no a la dictadura de los resultados», como indicó también el Papa en el Congreso Mundial de la Educación Católica de la Oficina Internacional de la Educación Católica, celebrado en Nueva York en junio de 2019. Y porque, hoy, el concepto «excelencia» no posee el potencial originario de superioridad en calidad o estrato social que se le dio en otros tiempos ni el concepto «escuela» obedece al arquetipo de una institución per se y en se, sino más bien reclama crear espacios de encuentro, de diálogo, de escucha, de acogida, ya que la escuela es un lugar de aprendizaje, pero también es un lugar de relación, en el que aprender a convivir, como se viene insistiendo desde hace décadas (Informe Delors, 1996), es uno de sus ejes que se debe concretar y de sistematizar. Más allá de maquillajes,
Niveles Educativos
Editor / Publicador
OIEC
Fecha de publicación
2020