Centro Virtual de Pedagogía Ignaciana

Propuestas para inspirar y dinamizar
procesos educativos transformadores

 
Hacia una educación más colaborativa
Entrevista al P. Mario Sündermann S.J., Delegado de Educación de la CPAL, sobre la contribución de FLACSI en los últimos años y sus desafíos para pasar, en colaboración, de centros de enseñanza a centros de aprendizaje.

En el marco de los 15 años de La Federación Latinoamericana de Colegios de la Compañía de Jesús (FLACSI), el P. Mario Sündermann, Delegado de Educación de la CPAL, mencionó que en este periodo ha tenido repuntes en estrategias de aproximaciones entre alumnos, educadores y profesionales; con la creación de puentes comunicacionales, que van en la medida de formas y estrategias más colaborativas.

Sin embargo, destaca aquella lógica de pasar de centros de enseñanza a centros de aprendizaje. “Los principales desafíos para mí pasan por la lógica de la formación, no solo formación lineal como estamos acostumbrados en las universidades, en cursos, especializaciones o maestrías. Un desafío mayor está en prepararnos para ser un modelo de educación colaborativo”.

“Primero buscamos la unión de corazones, de afecto y de cariño. Todos queremos la misma cosa, una educación de excelencia para nuestros alumnos y alumnas, y así prestar un servicio a la Iglesia y a la sociedad. Con FLACSI hemos logrado una aproximación en diferentes contextos, realidades y culturas, ha sido un canal de diálogo entre los diferentes públicos para construir algo como cuerpo apostólico al servicio de una educación de excelencia”, señaló.

A su vez, recalcó que los jesuitas buscan que la sociedad tenga un acercamiento a la Iglesia, “…juntos podemos más y somos capaces pues, tenemos condiciones de abrazar cosas mayores que individualmente. La Compañía de Jesús no debe ser solo conocida por ser símbolo de excelencia, porque eso es obligación nuestra, sino que nos destaquemos innovando en la construcción de conocimientos”. Nuestro mayor desafío está en ser reconocidos como una institución capaz de transformar la vida de las personas, trabajar por la reconciliación y la paz, la inclusión y la justicia social.

Sündermann SJ, también expresó que los profesionales y colaboradores deben convertirse tanto de mente como de corazón, y es necesario cambiar a otras formas la construcción de nuevos conocimientos. “Que cambien la lógica y dimensión de aprendizaje en las instituciones, católicas o no, capacitando a profesionales y colaboradores desde la apuesta de que es posible educar de una forma diferente”.

“Para que la educación sea más atractiva para los estudiantes de hoy, tienen que colocar al estudiante en el centro del proceso de aprendizaje. Este aprendizaje requiere la integración cognitiva, emocional y social-espiritual religiosa, contribuyendo a la formación de la conciencia, competente, compasiva y comprometida. Hay que dejar a un lado la lógica de la enseñanza, y trabajar juntos en lo que entendemos como una enseñanza integral del aprendizaje”. Por lo tanto, escuchar a los estudiantes, discutir la realidad, y proporcionar experiencias de transformación son posibles caminos para la construcción de una propuesta educativa de excelencia, contribuyendo a la construcción de una sociedad justa, fraterna y solidaria.

Por último, destacó que se debe agradecer a todos los educadores que forman parte y que están comprometidos con esta excelencia educativa, que construyen y continúan fortaleciendo FLACSI. Gracias a estos hombres y mujeres que luchan y trabajan por una educación diferenciada y que con creatividad, transforman el hermoso y desafiante arte de educar para la vida,  cuidado y respetando nuestro planeta.

 

 

 

 

Fuente: flacsi.net

29/11/2016 - Maritza Barrios