Centro Virtual de Pedagogía Ignaciana

Propuestas para inspirar y dinamizar
procesos educativos transformadores

 
Fe y Alegría en Madagascar
Un año después de iniciado el proceso fundacional, en días pasados terminó la primera jornada de formación pedagógica, en la que participaron 125 maestros provenientes de 25 escuelas primarias. Aquí su reporte de la actividad.


Un camino que se sigue recorriendo

Un año después de iniciado el proceso, y luego de un arduo trabajo de Joaquín Ciervide, Asesor de la Federación para temas de Africa y Madagascar, en días pasados terminó la  primera jornada de formación pedagógica, en la que participaron 125 maestros  provenientes de 25 escuelas primarias. Aquí su reporte de la actividad.

Formación de maestros en Madagascar

La naciente Fe y Alegría de Madagascar ha vivido un tiempo memorable este mes de agosto, algo así como su bautizo. Durante tres semanas, 105 de los maestros de sus escuelas han participado en una formación pedagógica.

De los 125 maestros y maestros que han participado en diferentes jornadas pedagógicas realizadas  en los fines de semana durante el primer  semestre del año, 105 han respondido a la nueva convocatoria. 63 maestras y 42 maestros que provienen de 25 escuelas primarias, de las cuales solo seis se pueden considerar ‘urbanas’, es decir situadas en una aglomeración: las demás son chiquitinas – algunas con sólo 40 ó 50 alumnos – y dispersas en pueblos remotos.

Se trabajó de lunes a viernes, la jornada empezaba con una hora de composición escrita sobre las materias estudiadas la víspera. Los participantes estaban divididos en cuatro clases y recibían cuatro horas: lección/modelo, didáctica, sicología/pedagogía y temas diversos. La tarde estaba reservada para el estudio personal.

En esta jornada fue importante la participación de  las autoridades de la enseñanza del Distrito: el responsable (Chef Cisco)  ha apoyado incondicionalmente el proceso, así mismo los encargados de impartir las clases, los dos consejeros pedagógicos y el responsable de  educación de la ciudad de Ikalamavony (Chef Zap).

Se contó también con el apoyo de algunas  religiosas quienes impartieron clases y de la  Compañía de Jesús. Aprovechando sus vacaciones, cinco escolares (cuatro filósofos y un junior) han  apoyado  y se han encargado de la corrección de las pruebas escritas diarias.

Cansados pero contentos, el centenar de maestros se dispersó el 22 de agosto para volver a sus respectivos pueblos en las zonas de Ikalamavony, Mangidy y Solila después de haber pedido que la experiencia se repitiera en agosto de 2015.

Como bien nos ha recordado Ignacio Suñol, todos debemos dar muchas gracias a Dios por tanto éxito.

Joaquin Ciervide       

Tomado de www.feyalegria.org                                                                                                      

01/09/2014 - Maritza Barrios